“La creación artística nos permite llegar a los sentimientos más secretos e inenarrables; jugar con los límites, sobrepasarlos por medio de la fantasía creativa, dialogar con lo real y lo ficticio, hacer un viaje de retorno a los orígenes y volver para contarlo. Somos todo aquello que la Vida grabó habitando en nuestros cuerpos y mentes; todo lo que somos capaces de hacer con tan maravilloso don.”

Lidia Polo Dowmat

 

El Arte Terapia es un viaje, pues la actividad artística proporciona un medio concreto –no verbal- a través del cual una persona puede lograr una expresión consciente e inconsciente a la vez y puede emplearse como valioso agente de cambio terapéutico (Dalley, 1887). Esto es válido en especial para aquello que es difícil decir.

Sin embargo, es preciso aclarar que su objetivo no es el de develar mediante la imagen pensamientos o situaciones inconscientes, como haciendo una especie de test, o el de develar las problemáticas de la persona (como miedos, dolores, rabias, etc.) Jean Pierre Klein continúa afirmando que su labor

“no revela lo que es, no señala lo que ya está allí, sino que atrae un movimiento hacia lo que puede ser, aquello que puede representarse en lo simbólico y entrar en proceso de una creación a la otra…el fin no es desembarazarse de aquello que molesta, sino transformarlo en creación de sí mismo…el arte terapia es un proyecto que intenta responder al desafío de la transformación…el dolor, el mal, el trauma, se convierten en pruebas que la persona debe superar, ir más allá de ellas para convertirlas en una etapa en su caminar”. 

Estas imágenes provocan poco a poco la transformación del sujeto creador. Esto es, transformar los obstáculos en pruebas. “El trabajo de producción en terapia significa entonces el rechazo del hombre a hundirse en el mal, la desgracia, la enfermedad…”

Es decir, es un viaje de transformación a través de la creación de imágenes, música o danza, donde nos descubrimos a nosotros mismos guiados por un tercero, quién nos orienta en este camino. Hoy más que nunca, cuando no podemos trasladarnos físicamente, este nuevo tipo de caminar se torna necesario, pues nuestros miedos o traumas, pasados y presentes necesitan atención. En este sentido, el arte terapia proporciona una ayuda amigable que puede ser de gran aporte para esta etapa en su vida. No es necesario conocer de arte o tener aptitudes especiales, muy por el contrario, lo único necesario es querer estar ahí. Tal como ha muchos, esta decisión puede ser un gran aporte a su vida, pues cuando está satisfecho, el espíritu creador favorecerá la curación en el corazón del enfermo”.

Si deseas unirte a nuestras clases gratuitas de Arte Terapia, no dudes en contactarnos.

 

FUENTES: 

 

Klein, J. (2006). La creación como proceso de transformación. julio 14, 2020, de UCM 
Polo, L. (2000). Tres aproximaciones al arte terapia. julio 14, 2020, de